jueves, 6 de diciembre de 2012

De vuelta: Matsuri Den 2012

Por: Cesar

¡Pues bién! Henos aquí, de nuevo reportándonos tras varios meses sin actualizar el blog. Las razones de la ausencia son varias y de momento no viene al caso hacer un recuento de las mismas; es más entretenido hablar de lo que nos trae de vuelta en las andadas.
Ya desde hace un rato habíamos estado subiendo algunas probadas de una historieta en la que estamos trabajando y la idea de la misma era el tenerla lista para hacer una publicación para llevarla a algún evento; pues bien, ese evento fue la Matsuri Den 2012.

El traslado.



El año pasado nos fuimos de madrugada desde Xalapa hasta Tlaxcala, y este año no quisimos ser recibidos por la helada a las 4 o 5 de la mañana, así que 3 de nosotros (Cap. Salado, Zayas y yo) llegamos desde la mañana anterior a la sede de la convención para registrarnos en el hotel y todo eso. En esta ocasión veníamos ciertamente desvelados, nos habíamos pasado los días previos ultimando detalles del cómic que llevamos a la expo, pero el hecho de llegar desde antes nos dio la oportunidad de descansar y de ir a dar un paseo por el centro de Tlaxcala, cosa que el año anterior no pudimos hacer.





Tzitzimil, otro de los miembros del estudio, se había quedado en Xalapa para arreglar unos asuntos y contaba con tomar el autobús a eso de las 5 de la tarde, pero para su mala suerte ya todas las salidas estaban llenas, así que decidió ir primero a Puebla y trasbordar hacia Tlaxcala; con lo que ni él ni nosotros contábamos era con que llegaría a Puebla a las 10 de la noche, hora a la que dejan de haber camiones hacia Tlaxcala, por lo que pasó la noche en la Capu y como a las 7 de la mañana nos alcanzó en el hotel.

El show.





Foto vía Facebook.

Foto vía Facebook.



Sin embargo, no sólo él se nos uniría en el lugar de la convención, sino que las sritas. Sakary y Rebeca llegaron por paquetería directa desde el DF e hicieron acto de presencia también para acompañarnos en el stand. Sakary colaboró de manera directa con Tzitzimil para hacer una historia que incluimos en la revista, así que asistió como coautora, mientras que Rebeca, con absoluta certidumbre de que somos un caos, vino para asegurarse de que no hiciéramos destrozos en la convención.
Francamente veníamos esperando que el evento estuviera más o menos igual que el anterior, pero aparentemente el hecho de que esta vez ambas alas del centro de convenciones estuvieran abiertas hizo que la gente pareciera estar bastante dispersa, de modo que el primer día estuvo bastante más calmado de lo que esperábamos. Sacando provecho de esto platicamos por ratos con los otros expositores, como el equipo de Ek-Balam y Raziel, de Blackstar. También nos visitó Maki Dogville, de Doon (aunque creo que eso fue el segundo día).
Otra ventaja de la menor afluencia fue que pudimos comer tranquilamente esta vez (bien lo sabrá Zayas, que entre sketch y sketch arrasó con la reserva de takoyakis del stand de comida japonesa que teníamos junto).
Más relajados que antes, a la hora de la salida fuimos ahora sí todos a dar otra vuelta por el centro, para hacer hambre y después cenar. Tras haber hecho nuestro recorrido nocturno nos enfilamos a nuestras habitaciones del hotel y algo descorazonados nos preparamos para el día siguiente... durmiendo, principalmente.




Decididos a que el último día de la convención fuera un poco más ameno llegamos bien temprano al stand y montamos nuestro changarro con un poco más de orden que el día anterior y nos pusimos a dibujar. 
Como es costumbre de esta clase de eventos, el último méndigo día es cuando se atiborra de gente todo, aunque de todas formas la afluencia no fue la misma que el año anterior, lo que afortunadamente no evitó que la expo entrara más en ambiente.

La gente y la despedida.


En el evento vimos muchos rostros conocidos: a J. Sareki, Vick Heavenly, Manzana Loca (para quien, por cierto, el Cap.Salado hizo un fan-art), Estudio Syanne, Tozani y la gente de Ka-boom; todos ellos se portaron genial e igual que el año pasado fueron muy cordiales. Además esta vez conocimos a más gente aferrada, pues el número de expositores fue mayor al del año pasado.
Fue genial notar la cantidad de autores presentes en la Matsuri presentando sus obras originales, ciertamente este año el foco fueron los dibujantes.
Nuevamente erramos los cálculos y no caímos en cuenta de que la mayoría de los expositores eran del DF y se tenían que ir antes de vuelta a su ciudad, al igual que nuestras amigas Rebeca y Sakary, por lo que no alcanzamos a hablar con todos tanto como hubiésemos querido, y para acabarla de amolar tampoco nos tomamos fotos con ellos. No obstante, igual que el año anterior, ello dio pie a que comenzara la hora del intercambio de regalos, cual convivio navideño.
Fue durante ese rato que conocimos a Maki Tasui, quien se aventó un rol por todos los stands para intercambiar stickers y otros regalos con los otros invitados, a manera de regalo de despedida. Los autores de Ek-Balam hicieron también lo suyo recolectando autógrafos de todo mundo.
Con algunos autores hicimos trueque, mientras que a otros les compramos su mercancía; así pues, nos hicimos de trabajos de colectivos como Moka's Studio y Estudio KP!T, que llevaron sus publicaciones también este año.
Como curiosidad, tristemente quedamos a deber una partida de pictionary a uno de los expositores.

La cerecita del pastel.

Para eso de las 8 de la noche ya había muy pocos stands aún en la expo, y entre ellos, frente al nuestro, estaba el del maestro Carlos "Lobo" Cuevas. Siendo francos el día anterior y durante la mayor parte de ese día no habíamos pasado a su stand, en parte porque estábamos con el pendiente de que fuera a llegar gente al stand y hubiera quién los atendiera, y en parte porque ver a un profesional de alguna manera siempre intimida, pero habiendo pasado ya todo el show decidimos ir al menos un rato. Fue uno de los momentos más agradables que pasamos en la Matsuri; para empezar el maestro fue muy amable con todos, y poco a poco nos fue envolviendo en la plática con anécdotas sobre la gente con la que ha trabajado, las diferentes cosas que ha hecho durante su carrera, los errores comunes, los momentos memorables. El instante que más nos marcó fue cuando nos mostró algunos de sus originales en tinta: páginas detalladas, limpias; fue algo que nos puso en perspectiva el qué tanto nos falta por aprender, pero que al mismo tiempo nos reforzó la convicción de seguir en el camino para ser artistas.

Reflexión.

Obviamente a la salida del evento, mientras esperábamos el bus hacia Xalapa, nos asaltaron montones de ideas para realizar el año que viene, y conversamos de los puntos flojos del evento. En general nos fuimos bastante felices, de nuevo deseando que ese no hubiera sido el último día, es un evento que se merece durar más. No tuvimos complicaciones con el hospedaje, y aunque un problema con el servicio de comida aparentemente originó que los desayunos para expositores se dieran un poco tarde, la pasamos excelente, nuestro único desconcierto está en la aparentemente menor circulación de visitantes en la expo, posiblemente por factores como la falta de algo más de promoción y el hecho, como nos lo comentó Rebeca en su momento, de que ese mes habían varios eventos más de ese tipo en otras partes del país, lo que quizás disminuyó el número de potenciales asistentes (y hay que considerar también cierto infausto hecho de la política nacional que tuvo lugar el sábado, primer día de la Matsuri).
De cualquier manera, si nos preguntan si querríamos ir el año que viene, la respuesta es: claro que sí. Ahora bien, esa es nuestra opinión de autores, de expositores, pero quienes decidirán si se sigue haciendo no son sino los fans, los asistentes. El lo personal qué no daríamos por ver en nuestra ciudad eventos como la Matsuri-Den o Festo Comic en lugar de los que se suelen hacer, así que creo que es buena idea darle un chance a este tipo de convenciones, pues verdaderamente sus organizadores se esfuerzan en mostrar algo distinto al público.
Y bueno, así concluye esta crónica de nuestra visita a la Matsuri-Den de este año; cualquier comentario, impresión o puñetazo pueden hacérnoslo llegar por aquí o a nuestro correo o Facebook ¡hasta pronto!